visitante
0

MODELO EDUCATIVO INTEGRAL PADLA (MEPA 2030)

Actualmente, el mundo exige la formación, especialización, desarrollo y potencialización de nuevos talentos cuyas características sean: la innovación, el emprendedurismo social, el pensamiento disruptivo, el liderazgo incluyente y transformacional, la inteligencia multicultural; así como el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), Tecnologías de Aprendizaje y Conocimiento (TAC) y las Tecnologías de Empoderamiento y Participación (TEP). En general, líderes cuyo objetivo sea trascender positivamente transformando la vida de otras personas y de sus entornos locales, regionales, nacionales e internacionales, por ello y en compromiso con las nuevas generaciones, nos adaptamos a los cambios de escenarios tecnológicos, económicos y sociales, fomentando ambientes sanos o ecosistemas de bienestar con organizaciones óptimas y un modelo basado en brindarles a nuestros estudiantes, docentes y colaboradores internos y externos, una nueva experiencia educativa. La misión educativa de PADLA es contribuir a la transformación de los sujetos a través del desarrollo integral y potencialización de sus competencias para mejorar su entorno personal, familiar, comunal, regional, nacional e internacional. A partir de lo anterior es que se considera al MEPA 2030 como un plan de innovación educativa que genera un modelo actual y visionario centrado en el aprendizaje activo, en red, conectado y colaborativo, apostando por la virtualidad e impulsa el uso de las diversas tecnologías, así como el desarrollo de la creatividad, la innovación y el emprendimiento, impulsando la investigación como uno de los pilares primordiales del Modelo Educativo.

FUNDAMENTOS DEL MODELO.

El modelo educativo, está sustentado a partir de cinco ejes: ontológico, antropológico-sociológico, psicopedagógico, axiológico y tecnológico, que permiten establecer la formación integral de nuestros estudiantes, docentes y colaboradores administrativos, para establecer procesos de acompañamiento reales. Cada uno de estos fundamentos se describe en lo sucesivo con la finalidad de que existan procesos interactivos y de construcción.

EJE ONTOLÓGICO.

PADLA parte del principio, en el que el ser humano, es un ser bio-psicosocial cuya principal característica es el raciocinio y la conciencia, esto le permite reflexionar sobre su ser y quehacer, al ser el objeto y sujeto de estudio de todas las ciencias y disciplinas. Bajo este esquema se considera que el sujeto está dotado de sentimientos, posee conciencia de sus acciones; desarrolla habilidades y capacidades que le servirán para mejorar y potencializar sus competencias, por lo que las dimensiones del MEI 2030 deben tener en cuenta en todo momento que la misión de la Universidad radica en que el estudiante y futuro egresado debe ser competente en el campo de su disciplina partiendo de premisas como el desarrollo de un pensamiento crítico y autorreflexivo, creativo e innovador, con un sentido ético y de responsabilidad social y multicultural, incorporando los avances en el conocimiento científico, humanístico y tecnológico para contribuir a la sociedad desde diversos ámbitos. Adicionalmente, se busca que la comunidad universitaria pueda ser apta en la aplicación y generación de conocimientos: en crear soluciones a problemas y situaciones adversas no solo del presente sino en prospectiva, en visualizar soluciones a problemas futuros y poder prevenirlos, con el fin de ampliar los conocimientos formales que le permiten relacionarse con otras personas u otras instituciones u organizaciones.

EJE ANTROPOLÓGICO – SOCIOLÓGICO

El ser humano como entidad volitiva y cambiante es un ser no acabado, en palabras de Fullat (2008) el hombre se pasa la vida haciéndose, sin terminar nunca”, lo que hace del ser humano un agente con dos posibilidades, la primera es que llega al mundo, que aparece de sí, con un conjunto de potencialidades, pero imperfecto, la segunda es sus constantes posibilidades de construirse a lo largo de su vida y por tanto de su existir. Estas posibilidades de construirse a sí mismo, le permiten al ser humano la “plasticidad” de generar la educabilidad, es decir, su formación per se cómo un agente de transformación, en ella se involucra su proyecto, el proyecto de hombre, aquel que permite la formación perenne pero finita de su Ser.

Nuestra institución, consciente de esta narrativa socio-antropológica busca formar a seres humanos integrales, respondiendo a sus sociedades a través del pensamiento y actuar crítico, investigador, creativo, innovador y emprendedor, ello los debe preparar para trascender formando su propia identidad, el respeto así mismo, a los demás y a su entorno, es por ello por lo que, docentes y estudiantes buscan ser disruptivos. Donde el desarrollo profesional los convierta en líderes que generen el compromiso de servir a los demás, siendo el resultado de la aceptación, del reconocimiento a la vocación y sensibilidad que tiene para integrar, conducir y conciliar los intereses de sus seguidores, por lo cual se alude a un liderazgo transformacional, investigador, innovador y emprendedor social con un sentido humanista y pensamiento creativo.

Nuestra comunidad tendrá entonces la vinculación con los entornos nacionales e internacionales, contribuyendo a un cambio multicultural, social, económico, político, tecnológico, científico, educativo y social que le ayude a trascender en su vida personal, social y profesional. La comunicación en la realidad hace del proceso de aprendizaje y de construcción o interacción de los seres humanos cambiante, que los lleve a la construcción de proceso interactivos y a una velocidad vertiginosa, estos procesos que llevan a la construcción de una realidad digital.

Las comunidades de aprendizaje con esta velocidad hacen que el ser humano se resignifique constantemente desde una praxis creativa, activa, dinámica, interconectada y efectiva para la toma de decisiones y la evolución efectiva.

EJE PSICOPEDAGÓGICO.

La importancia de atender las emociones y propiciar un adecuado desarrollo afectivo y motivacional, radica en su interrelación con los resultados académicos y psicosociales. Se debe considerar una visión circular de las emociones, es decir, es tan importante propiciar un desarrollo emocional que tenga efecto en todo lo que el estudiante hace en el entorno universitario, como en reconocer que todo lo que haga el estudiante en la universidad tendrá una consecuencia en las experiencias y construcción de sus emociones, es decir, las interacciones entre estas dos esferas impactan aspectos como el autoconcepto, la motivación, la autoestima y el aprendizaje. De esta manera, el MEPA-2030 prioriza no solo lo que piensan, construyen y proponen los estudiantes, docentes, investigadores y personal administrativo, sino lo que sienten, lo que los motiva, sus deseos y expectativas, sus representaciones sobre el conocimiento, sobre la aplicación de soluciones, sobre la enseñanza, sobre sí mismos y sobre su experiencia de aprendizaje y qué esta sea realmente significativa para su vida personal y profesional.

El ser humano es situacional, se comporta de forma diferente, según las reglas sociales del lugar en el que se desenvuelve, teniendo entonces, a un mismo individuo con diferentes comportamientos, de acuerdo con la situación y la percepción de lo correcto y principalmente lo aceptable, debido a que requiere cumplir con las características culturales, sociales, creencias, creencias religiosas; dependiendo del peso que tenga cada una de las situaciones anteriores, en su actuar. La información, persuasión, empoderamiento, intervenciones y principalmente, con educación, tecnologías de la información y comunicación, de manera transversal, son elementos que coadyuvan a modificar el comportamiento a través de, por ejemplo, la aplicación del condicionamiento operante, mediante informar, entender y actuar, hacer seguimiento a cada etapa para asegurar su correcta aplicación.

PEDAGOGÍA Y EL NUEVO ROL DEL DOCENTE.

Para entender el fenómeno educativo, el MEPA-2030 definirá los nuevos roles del docente, concibiéndolo como un facilitador activo e innovador del conocimiento científico, así como orientador en el proceso de desarrollo de las competencias del convivir y motivar-empoderar. En esta situación de cambio, se hace referencia al proceso de enseñanza – aprendizaje, es decir, al paradigma donde están involucrados diferentes actores (docentes y estudiantes). Por otro lado, el fenómeno educativo, también se entiende a través del proceso educativo de manera integral, multifactorial, multidisciplinario, (no solo es la instrucción), interdisciplinario y multicultural. Desde las diferentes disciplinas y desde todos los aportes contextuales y de educación comparada que están relacionados al proceso de enseñanza- aprendizaje.

El MEPA-2030 considera diversas condiciones para el desarrollo del proceso enseñanza-aprendizaje, en primer lugar, condiciones de infraestructura. Bajo este enfoque se debe contar con la infraestructura tecnológica-virtual, que incluya diversos escenarios, entornos y medios educativos, además de las herramientas y recursos didácticos indispensables para el aprendizaje. Esto permitirá tener las condiciones óptimas para una educación más integral. Una segunda condición para la enseñanza que el MEPA-2030 propone es la preparación docente en la esfera intelectual, multicultural, didáctica, ética, moral y disciplinaria la interacción del docente estudiante en la reflexión de la acción recíproca, además del conocimiento del estudiante en el aspecto axiológico y tecnológico.

Se partirá de las competencias que posee el docente para hacer posible los aprendizajes significativos y el desarrollo integral del estudiante, por tanto, en el ámbito educativo de PADLA se tomará como prioritaria la actualización o preparación académica del talento humano (docentes), buscando generar en los estudiantes las experiencias requeridas en el desenvolvimiento social de manera teórica – práctica, promoviendo la reflexión, el pensamiento crítico, capaces de enfrentar las barreras que se presenten. De tal forma, que la dimensión pedagógica conjunta diversos aspectos para ser utilizados en los estudiantes; y éstos se convierten en el centro de la aplicación pedagógica, con el fin de alcanzar las competencias propias de su profesión, fundamentadas en la preparación integral del individuo, siendo el eje referencial del proceso educativo.

Es importante enfatizar que la dimensión pedagógica tiene como propósito analizar y redimensionar la práctica educativa como un proceso innovador- creativo- interactivo-disruptivo-transformacional, en el cual la relación docente-estudiante-tutor y contenido tecnológico y didáctico, crea las condiciones para el encuentro entre los diversos actores, el actuar del docente para enseñar de manera práctica-teórica e innovadora y el deseo de aprender del alumno, en un espacio social, multicultural de acuerdo a las exigencias del contexto social e internacional.

EJE PEDAGÓGICO COMPETENCIAS DEL ESTUDIANTE

El desarrollo de las competencias del estudiante PADLA parte de las competencias genéricas descritas a continuación:

  • Aprender a aprender. Adquirir los conocimientos disciplinares, sociales, políticos, culturales, filosóficos, científicos y la práctica profesional, a partir de las diferentes formas de aprendizaje, con los cuales el estudiante debe dar respuesta a las necesidades y exigencias de las situaciones presentes y futuras a nivel humanista y tecnológico.
  • Aprender a ser. Tomar decisiones asertivas y proactivas en ambientes dinámicos y complejos a través de la práctica de valores, virtudes, actitudes y normas éticas que orientarán el comportamiento del estudiante, así como su integración social, además de considerar su desempeño profesional delimitado por el entorno cultural, familiar, social, político y ambiental en el que se desenvuelve, valorando la multicausalidad y la complejidad de la sociedad global.
  • Aprender a hacer. Impulsar el desarrollo del pensamiento crítico a través de la aplicación de diversas técnicas que sirvan para resolver situaciones inherentes de su práctica profesional. Considerando el desarrollo y/o potencialización de habilidades humanistas, técnicas y de investigación, poniendo en práctica los principios, métodos y tecnologías de la información (TIC), las tecnologías de aprendizaje y conocimiento (TAC), así como aquellas tecnologías para empoderar la participación (TEP) de manera asertiva, con un compromiso ético, a lo largo de su formación profesional, y de su entorno social, familiar y comunitario.
  • Aprender a convivir. Liderar a partir de relacionarse de manera cooperativa mediante el diálogo asertivo y empático, resolviendo conflictos, manejando sus emociones, conviviendo entre compañeros del mismo gremio, multi e interdisciplinario, en el marco del respeto y la responsabilidad.
  • Aprender a motivar/emprender. Consiste en aprender y ejercer la libertad. En los contextos actuales es necesaria la capacidad de convertir las necesidades y los deseos en actos de voluntad, consistentes en tomar decisiones, hacer elecciones y dirigir la acción. Es decir, hacer acciones que provoquen en uno mismo cambios (componente activo) y habilidades para aceptar y apoyar cambios producidos por factores externos (componente pasivo), en donde se considere la aceptación del cambio, asumiendo la responsabilidad de las propias acciones (positivas o negativas) marcando objetivos y alcanzándolos y teniendo motivación para lograr el éxito. Conlleva el conocimiento de oportunidades existentes con el fin de identificar las más adecuadas para los propios proyectos personales, profesionales, pero sobre todo con alto impacto social.

PEDAGOGÍA DESDE LOS CONTENIDOS E INTERACCIONES DOCENTE – ESTUDIANTE- TECNOLOGÍA

Derivado de lo anterior, se crean las asignaturas sello PADLA, las cuales buscan potencializar estas 5 competencias, dichas asignaturas se trabajan de forma articulada para promover la finalidad del Modelo Educativo, están distribuidas en la malla curricular de cada uno de los programas educativos.

Adicionalmente, el modelo curricular de PADLA incorpora los cinco tipos de contenidos (Factuales, Conceptuales, Procedimentales, Estratégicos y Actitudinales), de tal manera que se vuelve necesario ver al proceso enseñanza-aprendizaje como un sistema que pone en evidencia de manera permanente la manera en que, en primer lugar el aprendiente se apropia de dichos contenidos, es decir, se vuelve necesaria la construcción de un sistema integral (diseño, implementación y evaluación) que permita mostrarle al aprendiente sus conocimientos previos, sus avances y resultados en términos de aprendizajes aplicados a su realidad o bien significativos, y en segundo, este sistema debe tener las condiciones necesarias para dar un adecuado seguimiento que ayude a la evaluación curricular y por ende a medir que tan pertinentes pueden ser o son los programas de estudios que se imparten en PADLA. A partir de ello es que la propuesta aparece como proceso creador, creativo y generador de elementos que lleven a la praxis docente como elemento y gestión de un proceso amplio, profundo y dinámico, así, el énfasis del Modelo para nuestros programas es aquellos que tienen que ver con:

  1. Future Skills
  2. Desarrollar enfoques de aprendizaje activos que implican partir de situaciones reales y la búsqueda de la solución de problemas en los distintos contextos y con dinamismo virtual.
  3. Diseñar estrategias de evaluación del aprendizaje que se acerquen a los debates de la nueva didáctica, permitiendo con ello generar la apropiación de las Future Skills (Soft, Hard y Power Skills).

En este marco, las Future Skills (Soft, Hard y Power Skills), aquí declaradas buscan promover la formación humana de un agente de cambio, líder, donde la solidaridad promueve una activación trascendental, comprometiendo a nuestros estudiantes a ser ciudadanos activos, conscientes del ambiente, de la cultura, la ciencia y tecnología, así como de su acción profesional encaminando con ello hacia la construcción de ecosistemas de bienestar.

A partir de ello, es que distinguimos nuestro enfoque en las Future Skills para:

  1. Reconocer el papel del sujeto en la construcción de su conocimiento.
  2. Aprendizaje situado-aprendizaje en contexto.
  3. Reconocer la necesidad de graduar, de acuerdo con la complejidad intrínseca de la construcción del conocimiento, cada proceso de aprendizaje.

El MEPA- 2030 toma elementos del constructivismo que radica en la experiencia personal que influye en el aprendizaje. Por ello, la educación debe focalizarse más en la vivencia personal del individuo en vez de únicamente considerar modelos estándar de enseñanza. De tal forma que el aprendizaje es activo, por lo que las personas crean su propio significado (subjetivo) de la realidad (objetiva). Por lo tanto, el aprendizaje podría depender de nuestro contexto, experiencias, conocimientos y el lugar donde nos encontremos.

Dentro de las posibilidades del constructivismo, los procesos sociales de aprendizaje juegan un papel muy relevante, especialmente por el interés que despierta compartir con otros un tema específico, sus herramientas sus avances, desarrollos, formas de comprenderlo, su metodología o resultados y es aquí donde Wenger encuentra un espacio para proponer que la mayoría del aprendizaje no tiene lugar con el maestro, tiene lugar entre los aprendices, con los otros estudiantes en espacios más informales, como el de las comunidades de práctica.

Según Wenger (2001), esto también lo vemos reflejado en la enseñanza problémica utilizada en algunos países como Cuba, donde los estudiantes aprenden a ser responsables de lo aprendido, revelando al estudiante el camino para la obtención del conocimiento, las contradicciones que surgen en este proceso y las vías para la solución (Azcuy, Nápoles, Infantes, Rivero, & Ramírez, 2004).

PADLA Universitas se apoya también de las ventajas que actualmente brinda el conectivismo como teoría de aprendizaje, debido a su adaptabilidad en diversas situaciones y entornos de aprendizaje, considerando la nueva modalidad de enseñanza en línea, donde el estudiante debe identificar los patrones de conocimiento que se encuentra dentro de la información que contienen las redes tecnológicas y debe darles un significado, así como de establecer redes de comunicación directa con diferentes comunidades especializadas, nodos o fuentes de información específicas para el desarrollo del aprendizaje.

La idea esencial radica en que, el aprendizaje se vuelve enriquecedor al ser compartido por otros y facilitado por las tecnologías, con una gran variedad de información disponible y al alcance. No se trata de separar los modelos educativos existentes, sino complementar y/o asociar con los contenidos para lograr un mejor aprendizaje, construir a través de los nodos y las redes.

A manera de premisa, el estudiante puede aprender de los contenidos que se encuentran en la red, puede complementar y desarrollar el autoaprendizaje que le dan los medios electrónicos, complementado por la supervisión del docente, que será el principal enlace entre los contenidos y la manera de asimilar los mismos.

Los principios del Conectivismo de Siemens de los que se apoyará la dimensión pedagógica del MEPA-2030 son:

  • El Aprendizaje y conocimiento se encuentran en la diversidad de opiniones.
  • El Aprendizaje puede residir en artefactos no humanos.
  • La capacidad para conocer más, es más importante que lo actualmente conocido.
  • Alimentar y mantener las conexiones es necesario para facilitar el aprendizaje continuo
  • La habilidad para identificar conexiones entre áreas, ideas y conceptos es esencial
  • La toma de decisiones es un proceso de aprendizaje en sí mismo
  • Seleccionar qué aprender y el significado de la información entrante, es visto a través de los lentes de una realidad cambiante.

Los modelos anteriores nos llevan a proponer que exista un proceso de enseñanza integral, en donde el rol del docente radique en la eliminación de la práctica del docente-orador donde las clases son meramente expositivas, y conducen a los estudiantes a adoptar una actitud pasiva en el aula y convirtiéndolos en simples receptores y repetidores de información, por lo tanto, el nuevo papel del docente no es el de un administrador y proveedor de la información, al contrario, sino en un agente transformador, donde su esfuerzo lo dirige a promover, impulsar, desarrollar y potencializar los procesos intelectuales de sus estudiantes para hacerlos pensar, reflexionar, investigar, comprender y proponer acciones y soluciones que impacten de manera positiva y directa a su persona, familia y comunidad.

El pleno dominio de los objetivos, propósitos, contenidos y materiales, evaluación y retroalimentación por parte del docente resulta una condición indispensable para la creación exitosa de nuevas experiencias de enseñanza (significativas), además debe crear las siguientes condiciones:

  1. Atraer la atención del estudiante hacia la pregunta, la tarea o el tema docente para despertar el interés cognoscitivo y otros motivos que impulsen su actividad, de ahí la importancia de reconocer el tipo de inteligencia con que cuenta el estudiante.
  2. Plantear al estudiante una dificultad cognoscitiva, pero que resulte asequible, ya que con su superación va intensificando su actividad intelectual.
  3. Descubrir ante el estudiante la contradicción que existe entre la necesidad cognoscitiva que ha surgido en él y la imposibilidad de satisfacerla mediante las diversas competencias (saber hacer, saber ser, saber convivir y saber conocer) (Díaz, 2006).
  4. Guiar al estudiante a determinar la tarea cognoscitiva en la pregunta o en el ejercicio y a trazar el plan para hallar las vías de solución de la dificultad, que lo conduzca a una actividad de búsqueda. Además, tiene que considerar que la necesidad de pensar creadoramente surge del enfrentamiento con las nuevas condiciones, en que no se pueden utilizar procedimientos y conocimientos anteriores, sino se deben buscar elementos nuevos para actuar, por lo tanto, el docente se apoya de diversas herramientas didácticas que abonen a la creación de nuevo conocimiento.

En el contexto del conectivismo y de acuerdo con Siemens (2004), el docente tiene un papel determinante para el logro de los conocimientos, estimula al estudiante a dirigir su propio aprendizaje a través de crear nuevas conexiones con otros participantes, que fortalecerán este proceso. Y adicionalmente, debe considerar:

  • Evaluación de procesos y no solo de productos: el construccionismo pretende evaluar el resultado y la forma por la cual el estudiante llega a dicho resultado, de tal manera que, el sistema de evaluación del estudiante estará basado en los resultados obtenidos.
  • Incentiva a investigar en las redes y nodos del conocimiento.
  • Apoya al estudiante a recabar información fidedigna, validar su calidad y fiabilidad que represente la realidad, y de la misma manera, a discriminar la información carente de evidencia.
  • Es un guía para la creación de nuevos conocimientos a partir de los ya existentes, ayuda a descubrir nuevas formas de adquirirlo, a realizar búsqueda de información de fuentes confiables.
  • Enseña al estudiante que los nuevos conocimientos se construyen y logran a partir de trabajar en comunidad. El conocimiento se logra a partir del trabajo colaborativo.

Debe participar de manera activa en la actualización de su formación docente, respecto a temas inherentes de comunidades de aprendizaje, conexiones y redes, así como el desarrollo de competencias en los estudiantes.

PEDAGOGIA Y COMUNIDADES DE APRENDIZAJE.

se presenta una interacción entre la experiencia y las competencias, donde el estudiante aprende a identificar y trabajar su autoestima, lo que sustenta el amor a la vida, el respeto y cuidado de su mente y cuerpo, el conocimiento de su persona le permite realizar su proyecto de vida, para la autorrealización, que lo lleve a alcanzar una calidad de vida óptima. Esto se verá reflejado en su quehacer profesional y social, en el ejercicio de las comunidades de práctica, buscando transformar nuevas visiones del conocimiento.

Uno de los componentes de los que se apoyan las comunidades es la comunidad de práctica (CP) la cual se define como: “un grupo de personas ligadas por una práctica común, recurrente y estable en el tiempo, y por lo que aprenden en esta práctica común”, considerando que los componentes para la creación de dichas comunidades son:

  • Significado: Una manera clara de representarnos mediante un objetivo común.
  • Práctica: un compromiso con la acción.
  • Comunidad: La integración de los diferentes grupos interesados.
  • Identidad: La esencia de lo que somos en el contexto de nuestra comunidad universitaria.

Estos cuatro elementos son claves para entender la propuesta de comunidades de práctica, y más allá de lo que es, como grupo que se articula con el fin de generar o robustecer un conocimiento, está la identidad como colectivo que se siente unido, que se siente identificado que está con ese conocimiento fortaleciendo sus lazos. En la visión de Wenger (2010) estos espacios permiten construir conocimiento como un proceso de participación y de construcción social. Es aquí donde esta postura tiene una perspectiva enriquecedora en el aprendizaje en general, pero en particular para el proceso de aprendizaje de los estudiantes de PADLA, ya que, a partir de la convivencia de los estudiantes de diversas carreras en las actividades académicas complementarias, la comunidad universitaria fortalece los lazos entre estudiantes provocando que los futuros profesionales convivan en armonía en sus espacios laborales, académicos y personales.

De la misma manera, el estudiante se responsabiliza de su propio aprendizaje, solo aprenderá lo importante e interesante, que le implique un aprendizaje significativo; y es precisamente bajo este contexto que la oferta educativa en PADLA Universitas pretende que los contenidos sean innovadores y pertinentes, que vislumbren la realidad social en la que nos encontramos, que emane del análisis de los principales problemas sociales, del panorama mundial, nacional y estatal, que tengan un impacto de manera individual, familiar y comunitario, por lo que estará sometida a un proceso de evaluación interna y externa de manera permanente.

 

PEDAGOGIA Y HERRAMIENTAS (TAXONOMIA)

Para que se pueda considerar al proceso enseñanza-aprendizaje como un proceso integral, es necesario tomar en cuenta las diversas etapas que lo conforman desde la planificación hasta la implementación de diversas acciones y/o intervenciones educativas, para esto es vital considerar dentro del primer eslabón (planificación), el uso adecuado de taxonomías que ayuden a establecer de manera clara los objetivos que se pretenden lograr, tal como menciona Gallardo (2013), la ubicación de los objetivos o metas en un nivel taxonómico permite tomar consciencia sobre el reto de formación y, a la vez, planear una serie de estrategias y actividades que llevadas de manera ordenada conformarán un camino más preciso para conducir tanto la didáctica como la evaluación. De tal manera que, para lograr que los aprendientes desarrollen distintas habilidades o competencias en cualquiera de las áreas en las que se estén formando profesionalmente, se ve la necesidad de implementar un nivel taxonómico claro, coherente y congruente, que permita establecer procesos de análisis, comprensión, construcción, implementación, etc., tomando en cuenta que estas incidirán en distintos grados y momentos de cada estudiante.

La Nueva Taxonomía que propone Marzano y Kendall, (Gallardo, 2013) es de vital importancia para clasificar y ubicar objetivos de aprendizaje. Se conforma por dos dimensiones: niveles de procesamiento y dominios del conocimiento, categorizando elementos cognitivos, metacognitivos y de motivación, asimismo gestionando el contenido como una pieza clave en el proceso de aprendizaje.

Marzano y Kendall (2007), consideran primero el sistema self asociado con la motivación o el compromiso por aprender, si se logra conectar con la nueva tarea, se activa el sistema metacognitivo que permite determinar metas y estrategias para conseguir un objetivo, y este va ligado al sistema cognitivo que es el encargado de gestionar la información. Es importante considerar que estos sistemas dependen del grado de conocimiento que el estudiante tenga respecto a la meta que desea alcanzar. Dentro de la taxonomía de Marzano y Kendall se evidencian las dos dimensiones mencionadas:  los niveles de procesamiento y el domino del conocimiento, los mismos que permiten tomar decisiones que favorecen al proceso de aprendizaje, es decir que, aplicados a los objetivos conducen a la construcción de un aprendizaje significativo. Esto permite elegir con mayor cuidado y criterio las estrategias, los recursos y las actividades que se va a proponer a los aprendientes para motivar el desarrollo de diversas competencias (saber hacer, saber ser, saber convivir o saber conocer).

Al ubicar los objetivos y/o destrezas de acuerdo con el nivel taxonómico, permitirá aterrizar las metas a alcanzar y a la vez decidir los tipos de métodos, actividades o recursos que se van a proponer a los alumnos para orientarlos al desarrollo de habilidades relacionadas al programa educativo (de cualquier campo disciplinar). Es decir, al aplicar la taxonomía, los maestros tienen la oportunidad de analizar y ubicar las destrezas de acuerdo con la incidencia que cada una tiene sobre el proceso de aprendizaje del estudiante.

 

EJE AXIOLÓGICO

La educación en valores debe preparar al individuo para el logro en cada momento de la autorrealización, entendida como la orientación de la personalidad que se dirige al desarrollo de las potencialidades, a la realización de valores e intereses fundamentales del individuo en la sociedad.

Al enseñar en un enfoque por competencias, la universidad está comprometida a participar de manera colaborativa con el equipo docente donde se coordinen trabajos y evalúen el logro de las competencias establecidas de manera específica en cada programa académico, presentando los resultados del continuo seguimiento a los aprendizajes de los estudiantes, dentro de cada espacio formativo y en el tránsito de un espacio formativo a otro, por lo que para consolidar la dimensión pedagógica es necesaria la creación de Cuerpos Colegiados y Academias. Para conocer el impacto de los valores en la formación educativa de los estudiantes, es necesario conocer e interpretar los valores que los docentes dejan ver tras su práctica educativa, actualmente y en consideración de los cambios globales y exigencias profesionales relacionadas con las competencias. Por su parte, los docentes viven cambios en su vida profesional por directrices institucionales que impactan particularmente sus acciones por medio de políticas educativas, nuevos procesos curriculares, de planeación, enseñanza y evaluación, por mencionar solo algunos de ellos.

EJE TECNOLÓGICO

El eje tecnológico del MEI-2030 considera una simbiosis entre las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC), Tecnologías del Aprendizaje y Conocimiento (TAC) y Tecnologías de Empoderamiento y Participación (TEP).

Para que las TIC sean un aliado estratégico en la implementación del Modelo Educativo, contará con herramientas actualizadas, modernas y eficientes, acorde a las necesidades del mundo actual, que permitan sistematizar las actividades sustantivas y adjetivas de la Universidad.

Las TAC pretenden orientar las Tecnologías de la Información y la Comunicación hacía unos usos más formativos, tanto para el estudiante como para el docente, con el objetivo de aprender más y mejor. Con la aplicación de las TAC, se trata de incidir especialmente en la metodología, en los usos de la tecnología y no únicamente en asegurar el dominio de una serie de herramientas informáticas, se trata de poner estas herramientas tecnológicas al servicio del aprendizaje y de la adquisición de conocimiento. Por lo tanto, las Tecnologías de Aprendizaje y del Conocimiento pretenden constituir ambientes digitales de aprendizaje, considerando elementos didácticos que les brindaran a los estudiantes la oportunidad de obtener nuevos conocimientos, así como desarrollar sus habilidades y actitudes. De igual manera los facilitadores (docentes) van a disponer de un conjunto de materiales que pueden incorporar en el diseño de recursos de enseñanza y en las actividades de aprendizaje de sus estudiantes.

Como componentes adicionales a la plataforma tecnológica, es necesario contar también con herramientas que brinden apoyo para facilitar la integración y operación de toda la plataforma tecnológica del modelo. En ese sentido, es necesario que tanto los docentes como los estudiantes puedan tener acceso y hacer uso de las Tecnologías para el Empoderamiento y Participación (TEP) con el objetivo de que puedan interactuar entre ellos y con el medio externo a PADLA Universitas. Por consiguiente, se debe unificar una herramienta a la que se pueda tener acceso desde el correo institucional para que las TEP puedan ser administradas por la unidad administrativa responsable de la operación de las TIC. Esto debe permitir por un lado tener ese acceso de empoderamiento hacia el exterior, y por otro lado gestionar las comunicaciones para mantener esa identidad institucional.

De acuerdo con Campos (2022), la implementación de las herramientas tecnológicas debe generar un impacto en la cultura institucional, aunado a la capacitación y el desarrollo profesional de los docentes, así como el apoyo explícito de la administración educativa, teniendo como objetivo potenciar la enseñanza activa y participativa, lo que exigirá un cambio de roles además de ayudar al estudiante a ser protagonista y agente de cambio. Para conseguir el logro de estos objetivos es necesario implementar las herramientas tecnológicas que sirvan de medio en la consecución de estos objetivos, verificando y validando todas las opciones existentes que permitan hacer uso de la mejor opción. Para complementar los nuevos roles tanto del estudiante como del docente, las herramientas tecnológicas innovadoras jugarán a favor de la eficiencia y eficacia de los procesos de enseñanza – aprendizaje.

Para poder hacer la conexión con todos los elementos tecnológicos, es necesario, además de tener interfaces a nivel de sistemas de información, redes computacionales que permitan hacer las comunicaciones, no solo de los sistemas o componentes puramente tecnológicos, sino también, permitir la comunicación entre todos los actores e involucrados (Campos, 2022). Así, las redes no solo deben cubrir los protocolos de comunicación entre los sistemas o proporcionar la conectividad, sino que también puedan hacer integraciones de las aulas virtuales con los docentes-aprendientes que requieran tomar clases de forma no presencial, esto mediante enlaces de internet que tengan el ancho de banda suficiente para la salida y transmisión de video en alta calidad, así como accesos de redes virtuales privadas para consumir estos recursos. Todo esto debe permitir que se pueda realizar un intercambio de información entre los docentes-aprendientes y el equipo (persona) capacitadora, para así tener los medios de comunicación que estén a la vanguardia, y lograr con ellos ser más eficiente al momento de compartir los recursos pedagógicos y didácticos necesarios.

TRANSVERSALIDAD: EVALUACIÓN

La evaluación no puede centrarse únicamente en la calificación de trabajos y/o exámenes, su fin último debe ir más allá de los procesos administrativos de cualquier institución educativa, ésta debe enfocarse en la búsqueda constate de comprender y mejorar el proceso educativo, y a su vez en la construcción de herramientas transformadoras (y/o disruptivas) para las prácticas imperantes de la actualidad. Desde la perspectiva constructivista no puede hablarse de la evaluación de aprendizajes sin considerar el proceso de evaluación de la enseñanza, es decir, la evaluación del profesor.

PERTINENCIA CURRICULAR

El concepto de pertinencia curricular es comprendido a partir de las relaciones entre las identidades locales (particularmente definidas a partir de la condición socioeconómica) y las identidades universales, las que se constituyen desde una tensión que busca resolver entidad educativa en torno al eje de la identidad y la relevancia cultural (UNESCO, 2005 a: 323). Así, la pertinencia curricular, tiene que ver con los niveles de significatividad de los aprendizajes que tienen lugar en el sistema educativo formal (UNESCO, 2005 b), entendiendo por significatividad los vínculos entre la identidad de los sujetos (intereses, expectativas, necesidades e historia individual) y los saberes previos que poseen a nivel cognitivo y cultural.

La pertinencia curricular, entendida como la identificación de los sujetos y sus contextos con el currículum como propuesta de aprendizaje, se expresa en este concepto por medio tres ejes semánticos:

  1. alto desarrollo en relación con el entorno sociocultural dispuesto por el currículum.
  2. altos niveles de relevancia del proceso de aprendizaje sugerido.
  3. desarrollo de prácticas asociadas a la existencia de una “escuela activa”.

En este sentido, la relación de pertinencia y relevancia del currículum para los sujetos o en su caso para los estudiantes de la Comunidad PADLA, implicaría el desarrollo del mayor nivel de aprendizaje relevante posible, no solo en la dimensión del éxito escolar, en tanto obtención de altos resultados en las pruebas estandarizadas, sino que implicaría el logro de los objetivos curriculares en su dimensión integral, incluyendo el nivel de los sentidos, identidades, intereses, sumado al desarrollo de las dimensiones valóricas y éticas que el currículum establece, cumpliendo con todos los ejes que el MEPA- 2030 establece. De este modo, al ser pertinente el currículum a los estudiantes, supone la posibilidad que las transformaciones, reinterpretaciones y reconstrucciones de los saberes por parte de éstos son situaciones posibles de concretar en los procesos de enseñanza aprendizaje, en tanto existe un desarrollo fluido y óptimo entre las tres áreas de la experiencia curricular.

En este sentido, las relaciones entre currículum y entorno, relación básica para comprender el problema de la pertinencia, se constituye por medio de la configuración de relaciones fluidas que se sustentan en un alto nivel de existencia de los recursos demandados por el currículum, el desarrollo de una escuela activa, y la generación de sentido de las propuestas valóricas e identitarias prescritas. De tal forma que el MEPA- 2030 es un proyecto educativo de alto impacto social.